AUTOENGAÑO EN LAS RELACIONES FINANCIERAS

AUTOENGAÑO EN LAS RELACIONES FINANCIERAS

      

    Otro tipo de bienes aparentes, y por lo tanto éticamente injustos, son la resultante de ilusiones falsas favoreciendo el autoengaño de terceros y la explotación de su inexperiencia. Fomentar excesivamente la vanidad, el autoengaño o el afán de prestigio de la otra parte pueden también constituir ingresos injustificados.

          Se puede incluir en este apartado el importante problema que surge en el engaño o fraude en la mercancía que se da por la inflación o la poca solvencia de la institución financiera que lo garantiza. Especialmente en los mercados monetarios, donde la solvencia es especialmente supuesta y significativa, la aceleración de los procesos inflacionistas genera una ilusión óptica perjudicial que puede considerarse como fraude generalizado pero especialmente relevante respecto a las personas menos cultas y menos informadas.

          Respecto al exceso de protagonismo profesional cabe indicar que los rendimientos de los valores de renta variable dependen de la política de distribución de dividendos, de las variaciones experimentadas por los beneficios de dicha entidad y de las posibles plusvalías originadas por el incremento de valor de dichos títulos. La vanidad y el afàn de prestigio de los directivos de una entidad pueden distorsionar los rendimientos de los valores de su empresa restringiendo sin razón el reparto de dividendos al objeto de disponer de mayor poder económico para gestionar directamente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: